27 de julio de 2013

LA ECONOMÍA POPULAR Y SOLIDARIA



Considero pertinente tratar un asunto de mucha importancia, como es el relacionado al título del tema presente.

En el hermano país del Ecuador se encuentra vigente una norma denominada “Ley de la economía popular y solidaria”, la misma que describe dicha forma de producción, “al conjunto de formas y prácticas económicas, individuales o colectivas, autogestionadas por sus propietarios que, en el caso de las colectivas, tienen simultáneamente la calidad de trabajadores, proveedores, consumidores o usuarios de las mismas, privilegiando al ser humano como sujeto y fin de su actividad, orientada al buen vivir, en armonía con la naturaleza, por sobre el lucro y la acumulación de capital, formas de organización de la economía popular y solidaria”.

Están excluidas de la economía popular y solidaria, las formas asociativas gremiales, profesionales, laborales, culturales, deportivas, religiosas, entre otras, cuyo objeto social principal, no sea la realización de actividades económicas de producción de bienes y servicios o no cumplan con los valores, principios y características que sustentan la economía popular y solidaria. Se excluyen también las empresas que integran el sector privado, sean individuales o constituidas como sociedades de personas o de capital, que tengan como objeto principal la realización de actividades económicas o actos de comercio con terceros, con fines lucrativos y de acumulación de capital.

En este sentido, se puede afirmar que el gobierno del Ecuador está impulsando un novedoso modelo que permitirá inobjetablemente reducir la pobreza y construir una mejor calidad de vida para el sector popular del Ecuador.

En el Perú, el cooperativismo tuvo su mejor época en la década de los 70, una forma de producción, cuyos objetivos fueron muy similares a los establecidos en el presente modelo ecuatoriano. Nuestro sistema cooperativo desapareció en la década de los 90, con los ataques sistemáticos originados desde la banca privada, toda vez que el sector cooperativo crecía indeteniblemente, aunque en forma desordenada y hasta informal.

Hoy en día, la economía peruana tiene su mejor soporte el las pequeñas y medianas empresas, las que han desarrollado eficientes formas de producción, lo que les ha permitido el reconocimiento internacional.

Nada de esto ha sido fácil para nuestro empresariado, pequeño o mediano. Las medidas económicas adoptadas por el gobierno de Ollanta Humala Tasso, no consideran el necesario requisito que todo proyecto social debe contener: “La sostenibilidad”. No puede existir sostenibilidad cuando se orientan decenas de millones a programas asistencialistas que consiste en “repartir los fondos públicos” a peruanos que “tienen más de 65 años y cuentan con pensión alguna”. No existe contrapartida en este festín de derroches. Ha habido denuncias comprobadas que quienes se han aprovechado de este despilfarro, precisamente pertenecen a septuagenarios familiares o amigo del partido oficialista. Los programas del “Vaso de Leche”, “Comedores Populares”, “Juntos”, “Cuna más”, “Desayunos escolares”, etc.,  tienen similares ribetes, en la cual los designados directivos se han preocupado más en utilizar o direccionar los fondos asignados para la construcción de aparatos de propaganda proselitista en favor del presidente y de la futura reelección de congresistas, regidores, alcaldes, etc. Es decir todo un círculo vicioso de corrupción a nombre de la necesidad del pueblo peruano.

No creo que el presidente ecuatoriano necesite tantos recursos para reelegirse o reelegir a sus “ayayeros”, o quizás buscar construir alguna candidatura alterna a la “renuncia a candidatear” de la Primera Dama.

Tampoco podemos desconocer algunos aciertos por parte del gobierno. Uno de ellos es hablar poco y hacer muy poco. Peor es hablar mucho y no hacer nada, como es el caso de nuestra testaruda y durmiente alcaldesa de Lima, Susana Villarán. Claro que los caviares y neo comunistas saldrán al frente para defender lo indefendible, aunque los problemas del transporte público, vías de acceso, comercio ambulatorio, seguridad ciudadana y la acumulación de basura, sean realmente insoportables en gran parte de los distritos de Lima Metropolitana. Sin capacidad de gasto y encaramada al poder, Susana Villarán sí tuvo tiempo para unirse al grupo “nacionalista” y poner su voz de “autoridad” a favor de la tristemente célebre “repartija”, apoyando la candidatura de la cuestionada regidora de Lima, Pilar Freitas al cargo de Defensora del Pueblo.

Presidente y alcaldesa, se unieron a los afanes fujimoristas y toledistas para armar el concierto de la “repartija” de cargos en la Defensoría del Pueblo, del Tribunal Constitucional y del BCR. Armaron un concierto de música corrupta, sin importarle el reclamo popular. La música fue tan estridente y provocadora, que sus propios refugios congresales perdieron el GPS y dedicaron su trabajo en otro planeta. El resultado, todos los peruanos lo conocemos.

A pocas horas del mensaje presidencial, cabe la oportunidad para que el presidente Humala haga un “mea culpa” ante la nación y se dedique a gobernar para y por el pueblo. El inadecuado apelativo de “cosito” seguirá vigente, sino se amarra los pantalones y demuestra ante la nación que es él quien gobierna y no Toledo, ni Cofide, ni la Primera Dama, quien merece todo el respeto del pueblo peruano, sin embargo a ella nadie la eligió para gobernar, menos para dar indicaciones u órdenes a los ministros en plenas ceremonias públicas.

El infame acto de la “repartija” nos deja una terrible sospecha: Al gobierno de turno sólo le interesa el copamiento de poderes, más no de la “Gran Transformación” como fue su promesa de campaña política. Por supuesto que los sobones gobiernistas pululan hasta en los medios de comunicación. Gracias a Dios que en el Perú existen medios de comunicación masiva con la capacidad de desnudar la corrupción en los altos niveles. Día a día se siguen viendo la corruptela de la policía, pero inexplicablemente capturan a los subalternos. Quienes digitan la corrupción desde los altos mandos nunca son capturados ¿?.

Sería insensato pretender mejorar la calidad de vida de los peruanos, aplicando fórmulas novedosas como las implementadas con mucho éxito por Rafael Correa en el Ecuador; si primeramente no se corrigen las malas “posturas” de la clase gobernante. Ninguna fórmula por muy buena que parezca, sería aplicable en un terreno donde cunde la corrupción, el cinismo, el chantaje y el blindaje político. En consecuencia, primero, es lo primero: Allanar el camino y por lo menos hacerle caso a Nadine cuando dijo: “Es tan difícil caminar derecho”. Pero lamentablemente lo dijo, poco tiempo después de haber movido “cielo y tierra” para hacer nombrar como Jefa de SUNAT a su prima, negando el hecho con el silencio palaciego. Se sabe que la Telefónica debe al Estado Peruano más de 2,300 millones de soles, y también  se sabe que recientemente la Telefónica ganó un juicio a la SUNAT, justamente en razón a ello. Curioso caso que no hace más que sospechar de las “virtudes” de la prima de Nadine y Jefa de la Sunat.

Que estas Fiestas Patrias sea un gran momento de reflexión cívica y patriótica, pero también de gran reconocimiento a la nueva generación de jóvenes, quienes se opusieron tenazmente a la Repartija de cargos dispuestos ilegalmente por el Congreso Peruano. Felizmente ganó nuestra juventud, la madurez de todo un pueblo y el criterio consecuente de pocos legisladores (aún quedan), como es el caso de Johnny Lescano, Mauricio Mulder, García Belaúnde y hasta Cecilia Tait. La moralización no debe ser una prédica, sino una práctica continua que debe empezar desde la cúpula del poder.

2 comentarios:

joel quilca dijo...

Prof. que opine del juicio de le hizo la empresa chevron corporation (ex texaco) a ecuador?

joel quilca dijo...

Prof. que opina sobre el jucio que le está haciendo la transnacional chevron (ex texaco) al ecuador?